impacte codi
  • Imprimir

El Código Civil de Cataluña

El Pleno del Parlament de Catalunya ha aprobado el libro sexto del Código Ccivil de Cataluña, que regula los únicos aspectos del ámbito privado de las personas físicas y jurídicas que no contemplaba la codificación catalana: las obligaciones y los contratos.
 
Con la aprobación de la Ley del libro sexto, el Código civil de Cataluña se convierte en una norma de aplicación principal en el país y sustituye definitivamente la Compilación del derecho civil de Cataluña de 1960, que asentó las bases del derecho catalán moderno. Se trata de una herramienta que da respuesta a los retos del presente y del futuro y que es el resultado de 15 años de trabajo de la Comisión de Codificación, formada por expertos juristas del ámbito académico y profesional.
 
Entre los aspectos destacados del libro sexto, se cuentan los contratos de directivas europeas para la protección de los consumidores y contratos habituales del ámbito privado que no estaban específicamente previstos por ninguna norma. También se incorporan avances significativos en materia de vivienda. La nueva Ley supone un paso adelante para el ahorro de tiempo y dinero con la reducción de la judicialización en aquellos casos en que sea imprescindible.
 
La Ley del libro sexto disfruta de un amplio consenso y de un nivel técnico contrastado, y entrará en vigor a partir del 1 de enero del 2018.
 
 

El Código Civil de Cataluña recoge las normas en relación con el ámbito privado de las personas físicas y jurídicas, establecidas en seis libros diferentes

Un Código civil formado por seis libros

El libro sexto se añade a los otros cinco libros que conforman el corpus legal vigente en Cataluña sobre derecho civil. 

El primero (2002) establece la estructura sistemática del Código civil de Cataluña; el segundo (2010) está dedicado a la persona y a la familia; el tercero (2008) regula las personas jurídicas, como las asociaciones y fundaciones; el cuarto (2008) codifica las sucesiones, como los testamentos; y el quinto (2006), la propiedad y todo aquello que dependen de ella, como las comunidades de propietarios.

Estos seis libros actualizan y amplían la regulación que desde hace siglos existe en Cataluña en materia de derecho civil, testigo de una historia milenaria.

Avances en materia de vivienda

El libro sexto regula los contratos, entre los cuales destaca el de compraventa, que es el contrato civil por excelencia. Eso incluye desde los actos más cotidianos a los más relevantes, como la adquisición de una vivienda. Precisamente, el libro sexto comporta un aumento de la protección del consumidor en esta materia.
 
La Ley establece que el comprador de una vivienda podrá retroceder y recuperar las arras si una entidad de crédito le deniega la financiación necesaria para la ejecución de la operación, cosa que evitará el volumen actual de demandas por esta casuística. Con respecto a las personas que ya son titulares de hipotecas, la Ley establece obligaciones para protegerlas de los fondos de inversión que puedan comprar paquetes de créditos.
 
El libro sexto también prevé el contrato de masovería urbana, que consiste en alquilar espacios a cambio de arreglarlos y de cuidarlos. Todavía en materia de vivienda, incorpora la nueva regulación de la institución de la condición resolutoria como alternativa a la hipoteca, que consiste en la financiación de la compra por parte del vendedor y que ahorra la intervención de las entidades financieras.

Nuevas realidades sociales

Para dar respuesta a nuevas realidades sociales, a menudo vinculadas a las personas mayores, el libro sexto regula el violario (pensión vitalicia) y el contrato de alimentos, por el cual una de las partes se obliga a prestar alojamiento, manutención, asistencia y cuidado a una persona durante su vida, a cambio de la transmisión de un capital, en bienes o derechos.

Evitar las judicializaciones innecesarias

 
La Ley también prevé la desjudicialización de diversos supuestos para ahorrar tiempo y dinero a los ciudadanos. Por ejemplo, ahorra la necesaria intervención de un juez en casos de interrogatio in iure, es decir, cuando uno de los herederos no acepta ni rechaza una herencia, cosa que paraliza la aceptación por parte del resto.
 
El Código Civil establece que la intervención de un notario será suficiente para desencallarlo.

Derecho de voto para las personas con discapacidad inetelectual

La Ley del libro sexto incluye mejoras en los otros libros del Código Civil. Entre estas mejoras, destaca una enmienda al libro segundo, dedicado a la persona y a la familia, para impedir que las personas con discapacidad intelectual pierdan automáticamente el derecho al voto. Gracias a la aprobación de esta enmienda, los jueces se tendrán que pronunciar de manera expresa sobre el derecho al voto de todas las personas con discapacidad intelectual que pasan por un proceso de incapacitación judicial.

La iniciativa responde a las demandas de las entidades que representan las personas con discapacidad y de sus familias en Cataluña, que han denunciado las barreras que sufren estos ciudadanos a la hora de participar en la vida política.

El derecho al voto es un derecho fundamental. No obstante, en Cataluña hay 4.000 personas que no lo pueden ejercer porque han perdido este derecho con una sentencia de incapacitación, según el Síndic de Greuges.

Fecha de actualización:  08.02.2017