subcap_img_020
  • Imprimir

T-Mobilitat

Así nos moveremos en transporte público

Dentro de poco cambiará radicalmente la forma en que los usuarios utilizan el transporte público. Primero en Barcelona y más tarde en toda Cataluña se impondrá una nueva tarjeta de transporte que funcionará de acuerdo con la movilidad real de cada ciudadano, sin necesidad de recurrir a títulos de transporte múltiples.

T-Mobilitat es un nuevo sistema de transporte que permitirá calcular el precio del transporte público de manera personalizada. Es decir, cada usuario pagará en función de sus rutinas de transporte, de los kilómetros recorridos y de la frecuencia con que utilice el transporte público. El sistema comenzará a funcionar en la primera corona del área de Barcelona durante el segundo semestre del año 2016 y, progresivamente, lo hará en el resto de coronas hasta abarcar toda Cataluña en el año 2018.

T-Mobilitat es una tarjeta unipersonal que sustituirá gradualmente toda la gama actual de títulos de transporte. En el área de Barcelona, por ejemplo, hay actualmente unos 80 títulos, y con el nuevo sistema sólo quedará uno. Esta simplificación afectará también el sistema actual de las zonas tarifarias, que dejará de aplicarse tal como se hace ahora. El nuevo sistema también permitirá realizar bonificaciones para los usuarios que utilicen el transporte público con más frecuencia y bajar precios para desincentivar el uso de vehículos privados en caso de episodios de contaminación atmosférica.

Con la T-Mobilitat el sistema de venta permite el prepago, el postpago (domiciliación bancaria), la recarga por internet y el pago por móvil cuando la tecnología lo permita.

La nueva T-Mobilitat continuará utilizando el sistema de zonas tarifarias pero en relación al desplazamiento real que haga cada usuario. De este modo, el precio del transporte tendrá relación con el número de zonas del desplazamiento:

  • Si se utiliza un servicio urbano (Metro, Tranvía, Bus TMB, Bus CON y Bus AMTU) se validará en la entrada y se descontará el precio de una zona tarifaria.
  • Si se utiliza un servicio interurbano (FGC, Cercanías y Bus DGTM) se validará en la entrada (se descuenta el precio del número máximo de zonas de ese servicio) y se validará a la salida, por lo que se devolverá el importe de las zonas no consumidas.

Es un cambio del sistema tarifario integrado basado en favorecer la utilización del transporte público con descuentos por uso, donde el precio del transporte público estará adaptado a la movilidad real de cada ciudadano. Esto significa que el precio del transporte no será más caro, sino más justo. Se pagará lo que realmente se utiliza, lo que ahora no ocurre, por ejemplo en una tarjeta de T-50/30 en la que el usuario consume 42 viajes y ha pagado 50.

Además, a medida que aumente el uso, disminuirá el precio por viaje sin necesidad de adelantar el dinero. También se podrá recuperar el dinero invertido en caso de pérdida o sustracción del título de transporte.

Otro cambio importante será el sistema de pago. Si ahora se pagan todos los títulos antes de usarlos y se compran en lugares concretos (estaciones, estancos o quioscos...), con la T-Mobilitat el sistema de venta permitirá el prepago, el postpago (domiciliación bancaria), la recarga por internet y el pago por móvil cuando la tecnología lo permita.

La nueva T-Mobilitat es un proyecto de investigación, desarrollo e innovación en el ámbito de la tecnología sin contacto (contactless) desarrollado expresamente para nuestro sistema de transporte. Está basado en tarjetas con chip de altas prestaciones, que se podrán recargar y en las que funcionarán también aplicaciones de movilidad.

Un sistema de alta seguridad, centralizado en la Autoritat del Transport Metropolità (ATM), garantizará que las transacciones realizadas con las tarjetas del sistema -validaciones o recargas-, desde los equipos remotos en las estaciones o en los autobuses hasta los sistemas centrales, sean correctos, íntegros y auditables.

terminal

Con los datos de movilidad que recoja el nuevo sistema se mejorará la planificación y la gestión de la red de transporte público, al disponer de información precisa del uso de los diferentes servicios.

El proyecto de T-Mobilitat se adjudicó por 58,1 millones de euros en el último trimestre de 2014 a la empresa SocMobilitat, formada por CaixaBank, Fujitsu, Indra y Moventia. SocMobilitat se encarga de la implantación del sistema pero el Área de Transport Metropolità (ATM) mantiene el control y la propiedad del mismo.

SocMobilitat está llevando a cabo el proceso de implantación de los equipamientos y sistemas necesarios, lo que implica la instalación de 14.000 terminales en pasos de control de acceso, máquinas de venta y recarga, equipamientos en autobuses y tranvías, taquillas, etc. Una vez finalizado, comenzará un periodo de pruebas para evaluar si las máquinas funcionan.