La mediació
mediacio
  • Imprimir

La mediación

En catalán decimos que "hablando se entiende la gente".

Y el diálogo es justamente la base de la mediación, un sistema alternativo para resolver los conflictos que se pueden generar entre los ciudadanos, las empresas u organizaciones en el día a día.

A través de la mediación se pueden resolver problemas de distinta naturaleza, por ejemplo, separaciones y divorcios, atención de las personas mayores, disputas en empresas familiares, conflictos con los vecinos, convivencia ciudadana, discusiones sobre alquileres, herencias, reclamaciones económicas, etc.

Hacer uso de la mediación evita recurrir a la denuncia judicial y tener que esperar una resolución por parte de unos juzgados excesivamente desbordados: 'Hablemos'.

El 21 de enero se celebra el Día Europeo de la Mediación, que promueve los valores que definen la mediación: diálogo, respeto, confianza y responsabilidad

Se trata de un sistema de gestión de los conflictos basado en el diálogo y la búsqueda de soluciones constructivas. La finalidad es encontrar una solución de consenso entre las partes implicadas, sin tener que empezar un proceso judicial.

La mediación es:

  • Voluntaria (son las partes en conflicto las que deciden iniciar una mediación y también pueden desistir del proceso cuando lo consideren oportuno).
  • Confidencial (el diálogo que se genera no se divulga, queda reservado entre las partes y el mediador).
  • Imparcial (el mediador debe buscar el equilibrio entre las partes, sin decantarse por ninguna de ellas).
  • Neutral (el mediador no impone los acuerdos finales, ni su punto de vista debe influir durante el proceso).

Al intervenir activamente en la resolución del conflicto, las partes se sienten responsables de encontrar la solución conjuntamente y, en consecuencia, no hay ganadores ni perdedores. De este modo, también existen más posibilidades para que se ponga en práctica la solución consensuada que no cuando se trata de una decisión impuesta por un tercero (como sería el caso de un juez, en un proceso judicial).

Además, la mediación tiene la ventaja que ayuda a verbalizar los conflictos y consigue que las relaciones no se rompan totalmente y se puedan volver a recoser en un futuro.

A diferencia del principio de ruptura de la vía judicial, la mediación está orientada a favorecer la cohesión social.

Las partes en conflicto
Son dos o más personas que tienen interés legítimo en el asunto en conflicto, tanto físicas como jurídicas (empresas u organizaciones).

Pueden ser menores de edad, si tienen suficiente raciocinio. Y en todos los casos, los mayores de doce años pueden intervenir en las mediaciones que les afecten. Incluso, excepcionalmente, pueden pedir que se inicie una mediación. Esta petición a menudo se produce en casos de separaciones de los padres.

Pueden pedir comenzar la mediación las personas interesadas o bien porque lo indica una autoridad judicial (el/la juez).

El profesional mediador
Una tercera persona ajena a las partes que están en conflicto, la mediadora, ayuda a las partes a encontrar la mejor solución. Las personas mediadoras son profesionales imparciales. Existe un Registro público de mediadores de donde las personas en conflicto pueden elegir el mediador o bien es el Centro de Mediación de Derecho Privado de Cataluña quien lo propone.

El/la mediador/a convoca a las personas enfrentadas a diferentes sesiones para que expongan sus puntos de vista y busquen, de forma conjunta y a lo largo de las sesiones, una solución. Un proceso de mediación tiene una duración de unos dos meses, con un máximo de seis sesiones de unos 90 minutos.

Cuando se llega a un consenso, se plasma en un documento de acuerdo que firman todas las partes y que se comprometen a aplicar.

Las personas que no tienen dinero para ir a juicio también tienen derecho a una mediación gratuita. Para poder tener este servicio, se debe presentar el formulario correspondiente y adjuntar la documentación que acredita la falta de recursos. Quien se encarga de tramitar la asistencia jurídica gratuita para obtener la mediación sin coste son los servicios de orientación jurídica.

Si no es el caso, el servicio de mediación tiene unas tarifas públicas.

Se puede pedir una mediación al Centro de Mediación de Derecho Privado de Cataluña o los servicios de información en mediación, en toda Cataluña.

En función del tipo de conflicto, se debe rellenar el formulario correspondiente para solicitarla (de mediación familiar o de mediación civil no familiar).

Para llegar al consenso entre personas enfrentadas, se necesitan profesionales de la mediación.

Las personas mediadoras deben tener un título universitario y acreditar una formación especializada que se consigue con cursos homologados, de una duración mínima de 230 horas.

En Cataluña, el organismo que supervisa los profesionales de la mediación es el Centro de Mediación de Derecho Privado de Cataluña. Los cursos los imparten centros docentes universitarios o colegios profesionales u otras corporaciones de derecho público.

Fecha de actualización:  29.12.2016