Vull reduir la factura elèctrica
optimitzar potencia
  • Imprimir

Optimizar la potencia contratada

Ajustar la potencia eléctrica a las necesidades para evitar contratar kW de más va a suponer un ahorro en la factura de la electricidad

La potencia es el máximo de electricidad que se puede consumir de forma simultánea en una vivienda, es decir, la capacidad de conectar varios aparatos a la vez. Depende de dos factores: del tipo y cantidad de aparatos eléctricos que haya en la vivienda y de la potencia que necesiten estos aparatos.

El boletín eléctrico indica la potencia eléctrica máxima, así como si se trata de una instalación monofásica (la más habitual a nivel doméstico) o trifásica. La potencia máxima es el límite que no se puede superar dado que la instalación eléctrica no lo soportaría y saltaría el interruptor de control de potencia. Según el consumo que se haga y los aparatos que se utilicen, sin embargo, se puede reducir la potencia contratada si resulta excesiva.

Hay que saber que cada kW de potencia cuesta, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, 45,23 € al año y que la potencia que se contrate es decisión del cliente, según sus necesidades.

¿Cómo se calcula la potencia necesaria?

Si la potencia contratada es menor de 15 kW, se puede comprobar si hay que bajarla o mantenerla mediante tres métodos:

  1. Método exacto
    En el mercado hay medidores inteligentes de varios fabricantes que indican la potencia máxima que necesita una vivienda. Se ha de adquirir uno de estos aparatos y, una vez instalado, medir el consumo durante unos días. El aparato indicará cuál ha sido el consumo máximo durante este periodo de tiempo, que será la potencia eléctrica recomendada. Hay que solicitar una potencia con un poco de margen respecto a la que marque el aparato para asegurarse no tener problemas.

  2. Método de prueba y error
    El interruptor de control de potencia (ICP), instalado en el cuadro eléctrico, es el encargado de desconectar la instalación eléctrica cuando hay una demanda superior a la potencia contratada. Si nunca ha saltado el ICP podría significar que la potencia contratada es superior a la necesaria. Para hacer la prueba, es necesario conectar todos los aparatos a la vez (luces, horno, vitrocerámica, lavavajillas, lavadora, secadora, plancha, microondas, aire acondicionado ...). Si el ICP no salta, significa que hay margen para reducir la potencia.
    Para utilizar este método, es necesario que el ICP instalado sea el que corresponda. El ICP tiene un valor de intensidad con Amperios. Sólo si este valor, convertido en kW, coincide con la potencia contratada, le servirá este método para calcular la potencia necesaria (consulte "Tabla de potencias").

  3. Utilizando una calculadora de potencia
    Se debe introducir la potencia en kW de los electrodomésticos disponibles en la vivienda. Este dato se puede encontrar en la parte trasera de cualquier aparato o en las instrucciones. Una de las calculadoras que puede utilizar es la del Instituto Catalán de la Energía.
    Hay que tener en cuenta que se debe calcular bien la necesidad de potencia para evitar interrupciones del suministro -que haya un consumo superior a la potencia contratada y, por tanto, salte el ICP-.

Información relacionada

¿Cómo cambiar la potencia de la luz?

Si se llega a la conclusión de que es viable reducir la potencia contratada, hay que llamar a la empresa comercializadora y solicitar la bajada de potencia. Se puede consultar en el apartado "Tabla de potencias" cuáles son las potencias normalizadas por las que se puede optar.

Esta gestión tiene un coste de € 10.94 (IVA incluido) y sólo está permitido realizar un cambio de potencia al año.

La compañía tiene la obligación de bajar la potencia solicitada en un período de 5 días. En este periodo, se presentará en el domicilio y hará el cambio del ICP (interruptor de control de potencia). Si no lo hace, la empresa deberá compensar al cliente con 30 €.

ATENCIÓN: Si la vivienda tiene más de 20 años, la instalación debe pasar una inspección y se deberá registrar el boletín de instalación eléctrica tanto en la delegación de Industria como en la empresa eléctrica. Si no se dispone del boletín o no está vigente, es necesario contratar a un instalador autorizado para la inspección.

Buscar asesoramiento

Se recomienda dirigirse a la Asociación de Gremios de Instaladores de Cataluña (AGIC) o a la Asociación Catalana de Federaciones Empresariales (FERCA) para encontrar un instalador autorizado que pueda asesorar en la optimización de la potencia que tiene contratada cada vivienda.

Tabla de potencias

Si la instalación eléctrica de la vivienda es anterior al 2006, la graduación de potencias es la siguiente:

3,3 kW

4,4 kW

5,5 kW

6,6 kW

7,7 kW

8,8 kW

9,9 kW

A partir de 2006 el gobierno español estableció una tabla de potencias normalizadas, según la instalación y la intensidad del ICP. Si se quiere modificar la potencia, hay que elegir una de éstas.

Las potencias actuales para los suministros en baja tensión y en instalacionesmonofásicas (de potencia inferior a 10 kW) son las siguientes:

Potencia contratada

1,15 kW

2,3 kW

3,45 kW

4,6 kW

5,75 kW

6,9 kW

8,05 kW

9,2 kW

Intensidad 
(ICP) Amperios

5

10

15

20

25

30

35

40

Fecha de actualización:  13.06.2016