• Imprimir

Datos de calidad del aire

A partir de finales de año, en días de episodio ambiental, se regulará el acceso de vehículos a 40 municipios del entorno de Barcelona

21/04/2017 10:04
contaminacio

El Departamento de Territorio y Sostenibilidad ha presentado los datos relativos a la calidad del aire en Cataluña durante el año 2016. La situación general en nuestro país es de cumplimiento de la mayoría de objetivos que marca la normativa. De los 15 contaminantes evaluados, la gran mayoría registran niveles muy inferiores a los máximos permitidos. Estos datos provienen de las 673 mediciones automáticas y más de mil mediciones manuales que alimentan la Red de Vigilancia y Previsión de la Contaminación Atmosférica (XVPCA), situadas en 127 puntos de medición de 82 municipios.

Ahora bien, los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) superan determinados límites, fijados para la Unión Europea, a la conurbación de Barcelona, como ha ido pasando históricamente. La tendencia ha sido a la estabilización en los últimos años en el caso del NO2, mientras que en el de las partículas se observa una tendencia a la baja, aunque no se alcanzan los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

Los principales contaminantes, estables

En las zonas de calidad del aire (ZQA) 1 (área de Barcelona) y 2 (Vallès-Baix Llobregat), evaluando los últimos años y a grandes rasgos, los niveles de NO2 se mantienen estables. En estas zonas, desde hace años, se incumple en algunas estaciones de medición el valor límite anual (establecido en 40 micrograms/m3). Este es un hecho común a las grandes ciudades europeas. Por el contrario, a las aglomeraciones urbanas de nuestro país no se supera el valor límite horario de este contaminante, como pasa en otras grandes ciudades por causa de su mayor continentalidad y por los fenómenos episódicos pronunciados. Estos incumplimientos se consideran un tema de gran importancia que genera un intenso debate sobre cómo solucionarlos dentro de la Comisión Europea.

Hace años que el Departamento de Territorio y Sostenibilidad trabaja para reducir este contaminante atmosférico a la conurbación de Barcelona, a través del Plan de actuación para la mejora de la calidad del aire, horizonte 2020 y de una Mesa de la Calidad del Aire. A principios del pasado mes de marzo, la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, el Área Metropolitana de Barcelona (CON), la Diputación de Barcelona y representantes locales aprobaron una serie de compromisos para reducir un 30% las emisiones vinculadas al tráfico en el plazo de 15 años.

La primera medida que se aplicará será restringir la circulación a las vías interurbanas de la conurbación de Barcelona a partir de diciembre, y en situaciones de episodio ambiental, a los turismos de más de 20 años de antigüedad y a las furgonetas de más de 23. Estos vehículos son de los que más contaminan. Según la Guía de cálculo de emisiones de contaminantes de la Generalitat, por ejemplo, un turismo de gasolina anterior a la normativa Euro 1 (de más de 20 años) emite 58 veces más NO2 que uno nuevo.

Compromisos para reducir emisiones

Para mejorar la calidad del aire que respiramos hay que conseguir una reducción de los vehículos que circulan y que estos sean más limpios. La apuesta es favorecer un trasvase modal del vehículo privado al transporte público, e incentivar la renovación del parque móvil, que tiene que ser más eficiente y menos contaminante.

Seguimiento específico en el Camp de Tarragona

Los resultados de los estudios hechos a partir de los datos de los puntos de medición situados en el Camp de Tarragona demuestran que la calidad del aire en esta zona no es significativamente diferente de la del resto de Cataluña y no supone riesgos para la salud de sus habitantes. Sin embargo, dada la convivencia entre la actividad industrial y las áreas urbanas, se ha diseñado un sistema de vigilancia de calidad del aire específico para la zona que contempla el aumento del número de puntos de vigilancia como el número de compuestos determinados ya qué miden un amplio abanico de compuestos orgánicos volátiles.

La contaminación del aire en torno a Barcelona sigue superando los niveles fijados por la UE, aunque las partículas (PM10) registran una tendencia a la baja